martes, 26 de febrero de 2013

Otro libro sobre la crianza

El otro día en la biblioteca (bajamos todas las semanas a coger algún libro y algún CD de los Cantajuegos, que ha resultado ser un gran descubrimiento, pero de eso ya hablaremos otro día), encontré en la sección de Novedades el libro "Cómo ser una mamá cruasán"... El título me hizo gracia, y resulta que lo escribe una mamá americana que vive en París y que quiere copiar lo que hacen las mamas "a la francesa", con eso de que nos vamos a ir a vivir a Francia pensé que podía ser útil, jajaja!!!!
Fuente: Amazón.es
Resulta, que es un libro sobre crianza, uno más, en el que la mamá explica como hacen los papás franceses las cosas, ya que la autora observa que estos niños duermen toda la noche desde los cuatro meses, se comportan y esperan tranquilos en los restaurantes, comen de todo... vamos, que son los niños ideales.

Por capítulos va desgranando todos los aspectos de la crianza. Anoche llegué al del sueño, y como no, me sorprendió enormemente. Resulta que desde el nacimiento, en Francia, las mamas empiezan a observar cómo son sus hijos. Esto significa que cuando les oyen removerse o quejarse en su cuna, incluso llorar, lo que hacen durante unos minutos es observarle, en lugar de ir corriendo a atenderle y sacarle de su cuna. No lo viven como "lo estoy dejando sin atender deliberadamente", si no como "estoy observando cómo se comporta mi hijo, qué quiere o qué necesita antes de comprenderlo y dárselo". La autora lo llama "La Pausa". Y lo hacen incluso por la noche, ya que según un pediatra francés Michel Cohen afincado en Estados Unidos, los bebés se despiertan entre cada ciclo de sueño que dura unas dos horas. No significa que quiera comer o que le cojan, sólo es que no sabe "gestionar" el paso de un ciclo a otro, pero él solo puede aprenderlo si los padres practican "La Pausa". Es decir, el bebé se queja un poco, pero si le dejamos tranquilo o simplemente le arropamos o le ponemos el chupete, él solo vuelve a dormirse.

De hecho, cita un artículo, publicado por Jodi Mindell et al., "Behavioral Treatment of Bedtime Problems and Night Wakings in Young Children: An American Academy os Sleep Medicine Review", de 2006, que no he leído ni buscado, pero explica así:
Con madres lactantes, hacen dos grupos, el de control, que simplemente hará lo que buenamente pueda, y el de estudio, al que dan unas instrucciones a aplicar desde el nacimiento. Las instrucciones incluyen cosas como:

  • Evitar dormir al bebé en brazos o al pecho, para que pueda distinguir el día y la hora de acostarse por la noche. Desde el nacimiento.
  • Desde una semana: si el bebé llora entre la medianoche y las cinco de la mañana, será el padre (no la madre lactante) el que arrope, consuele con golpecitos en la espalda, cambie el pañal o le de una vuelta por la habitación para que se vuelva a dormir. Sólo si tras estas medidas el bebé no se ha dormido, entonces la madre le ofrecerá el pecho.
  • Desde el nacimiento: intentar distinguir si el llanto es de hambre o una queja entre ciclos de sueño, antes de levantarle de la cuna.
Y las conclusiones del estudio eran:

  • Hasta las tres semanas, las pautas de sueño entre ambos grupos son practicamente idénticas.
  • A las cuatro semanas de vida: en el grupo de control el 7 % de los bebés dormía la noche entera, frente al 38 % del grupo de estudio que aplicaba las instrucciones.
  • A las ocho semanas: el 23 % de bebés del grupo de control dormía la noche entera, mientras que todos los bebés del grupo de estudio (con las instrucciones aplicadas), lo hacían.
A mí esto me ha dejado alucinando y estoy deseando seguir avanzando en el libro. Con Reckless, hasta los tres meses, teníamos tomas de pecho cada dos horas día y noche. Y ahora dudo si muchos despertares nocturnos podrían haberse resuelto esperando un poco. Por otra parte, no sé dónde, pero en algún documental de bebés oí que los estomaguitos sólo aceptan 20 ml de leche y esa es la cantidad que tardan en digerir dos horas hasta tener hambre. Así que creo que con la nena, esperaré un poquito, si soy capaz, para "observar su comportamiento" e intentar averiguar si está pasando de un ciclo a otro de sueño o es que tiene hambre.

Espero el comentario profesional de Adormir, del blog Duerme feliz, sin llorar. Y de todas las mamas que han probado esta u otras técnicas de sueño.

31 comentarios:

  1. Hola, hoy precisamente he escrito un post sobre mi experiencia con e sueño infantil, decirte que yo no podría ser mamá cruasán...

    Un besote

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, lo he leído nada más despertarme. Es una experiencia muy bonita, sobretodo porque se os ve satisfechos con el sueño de vuestro hijo. Así que todos contentos!!!

      Yo tampoco hice nada de mamá cruasán, jajaja!!!

      Besos.

      Eliminar
  2. Bueno te explico un poco lo que yo hice con las pautas de sueño, o más bien lo que me tocó hacer porque al ser dos no había otro remedio.
    Los tres primeros meses se despertaban cada tres horas si o si a por su biberón o por teta (según tocara) generalmente era el niño quien se despertaba, acabé comprobando que si el llanto no cesaba era hambre, si no solía ser malestar por lo que fuera, a la niñas normalemnte yo era quien la despertaba para que tomara bibe, hasta que me di cuenta que era un gran error y la dejaba dormir o la observaba a ver que hacía.
    Era su padre el que se levantaba cuando era un llanto incómodo a clamarlos, taparlos o lo que fuera, y esto era así porque por el cansancio yo era totalmente incapaz de despertarme... mi marido solo me despertaba cuando los niños querían comer y no se calmaban con otra cosa.
    A los cuatro o cinco meses dejaron la toma nocturna y aguantaban perfectamente 6 horas sin comer por la noche, y con 6 meses empezaron a aguantar algo más.
    PUedo decir que a partir de los 5 meses he dormido mis 7 ú 8 horas seguidas sin el mayor problema.
    A la hora de despertarse por hambre intentaba que el ambiente siguiera siendo relajado, a oscuras y demás, asique la niña siempre comía dormida.
    Jamás se han dormido en mis brazos, nunca, siempre comer y a dormir, nunca he tenido problemas con el sueño a las 9 de la noche se van a dormir y hasta las 8 de la mañana no se nada de ellos.
    Si en medio de la noche me llaman antes de acudir espero un rato, porque muchas veces están soñando y no necesitan nada de nada incluso si entro en la habitación soy yo misma quien los despierto.
    SAber interpretar el llanto es muy útil, también puedo decir que al ser dos los pobres han llorado más de una vez esperando su turno para comer o para ser atendidos... eso hizo que ideara un sistema para que se tomaran el bibe solos... en fín ya sabemos todas que el tema comida y el tema sueño nos preocupan un montón y en eso he tenido suerte.
    Un besote

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de que hayas podido descansar tanto desde tan pronto y encima con dos, no me lo puedo creer. Yo creo que tengo que practicar un poco más lo de observar, porque ahora pienso que seguro que muchas veces era yo quien le despertaba en lugar de esperar un poco a ver si volvía a coger el sueño.

      Muchas gracias por compartir tu experiencia!!!

      Besos.

      Eliminar
  3. Yo lo pedí por reyes, ya que leí una reseña en el blog de Entremadres de un par de cosas que me llamaron la atención. En breve saco mi reseña para madresfera :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Algunas cosas las encuentro interesantes, voy a buscar esa reseña. Y espero leer la tuya.

      Muchos besos!!

      Eliminar
  4. Yo ya conocía lo de La Pausa... Lo había leído en algún blog -no recuerdo cual- pero no pude aplicarlo, no salió bien... La peque tuvo cólicos enseguida y necesitaba brazos y mimos a tope.... Ahora duerme muy bien, pero sigue con su necesidad enooorme de mamimitos (o sea, mimitos de mamá) ji!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ahí quería yo llegar... ¿es que ningún niño del libro ha sufrido cólicos?
      Bueno, los mimitos nunca son malos, jajaja!!!

      Besos.

      Eliminar
  5. Esto de dormir nos lleva de cabeza, una amiga mía acaba de tener una niña y antes de tenerla pedía que esté sanita, Y QUE DUERMA BIEN!!! por favor, por favor!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja!!! Sí, es una de las cosas que más preocupa a los padres primerizos, y en mi caso, segundiza un poco también, jajaja.

      Besos.

      Eliminar
  6. Me parece muy interesante ese libro. Esto del sueño del bebé parece un trabajo difícil!.

    Muchos besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, el libro está bien, tiene sus cosas... pero bueno, me está gustando leerlo, parece bien documentado.

      Besos.

      Eliminar
  7. jaja, ya había oido hablar de este libro, lo tendremos en cuenta si pronto soy mamá parisina! jaja

    Aquí en Galicia me hizo gracia lo llaman, curasans, así escrito lo vin en una panaderia y me quedé..

    besotes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, te vendrá bien!!! Jajaja!!! Pero yo te recomiendo más Bésame mucho de Carlos González, de verdad.

      Besos.

      Eliminar
  8. Me apunto el título del libro, tiene pintón
    Yo seguí el método Estivill, sé que tiene muchísimos detractores pero a mi me fue de maravilla y sólo lo tuve que aplicar tres días
    Besos
    www.lamamienapuros.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues este es más de Estivill que de Carlos González, aunque aún no he leído ni la mitad.

      Besos.

      Eliminar
  9. hola, con tres hijos y otro por venir, solo te puedo aconsejar que sigas tus propios instintos de madres adaptándolos a tus necesidades diarias...me agobia saber que hay tantas teorías como libros en el mercado que nos dicen como criar a nuestros hijos, y lo peor es que muchas se contradicen, esto solo nos hace a los padres mas inseguros de que hacer con nuestros pequeños...a mi me paso.
    Saludos muy afectuosos,
    Andreína.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quizá con el primero estaba más insegura, pero al final me dejé guiar por mi madre y mi suegra y luego por mi instinto. Creo que no nos ha ido tan mal. Pero siempre me ha gustado informarme sobre "otras teorías", me parece interesante leer sobre la crianza. A veces descubro cosas que me gustan, aunque muchas otras no, simplemente las paso.

      Y felicidades por tu familia tan numerosa, serás una mamá muy experimentada ya, jajaja!!!!

      Besos.

      Eliminar
  10. Qué información tan interesante! Yo no tengo hijos pero espero no olvidarme de este libro y la recomendación cuando los tenga!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay muchos, y muy variados. Veremos lo que sigue contando.

      Besos.

      Eliminar
  11. Hola Amagic,
    tenia cita con tu blog hoy y me ha encantado tu entrada. Sabia de la existencia de este libro y lo tengo en mi lista de próximas lecturas y ahora con más razón. Me ha encantado tu entrada.

    Me he reido mucho con lo de profesional!!! jajaja! Pobre de mi, más me gustaria a mi ser una profesional del sector. Yo creo que soy un poco autodidacta quizás. Me encanta leer y aprender todo lo que se me pasa por la mente. Cuando quedé embarazada mi primer temor fueron las noches (puesto que me encanta dormir)y empecé a indagar sobre el tema. Me gustó tanto que no podía parar de leer e investigar. Con mi hija puse en práctica todo lo que leía y siempre durmió perfectamente pero seguí leyendo sin parar y a día de hoy sigo haciéndolo y más aún teniendo un blog donde escribo sobre el tema… Jeje.

    Creo que lo que dice en este libro es muy acertado y tiene muchos parecidos con Tracy Hogg. Ella siempre hablaba sobre la importancia de observar a nuestro bebé en concreto antes de atenderle nerviosamente. Muchas veces pecamos de salir corriendo en socorro de nuestro pequeño probando las mil y una soluciones (Tendrá hambre, tendrá sueño, serán cólicos…?) y no nos paramos a mirarle y observar sus movimientos o su llanto peculiar. Es entonces cuando nos encontramos ante un bebé que esta sobre excitado (que lo único que quiere es tranquilidad) y nosotros, sin pararnos a interpretar sus necesidades, corremos en su rescate como torbellinos ocasionando precisamente todo lo contrario a la paz que necesita nuestro peque en ese momento. No sé si me explico…

    Así que sí, yo estoy de acuerdo en esa “pausa”, en pararnos unos instantes sin perder la calma para meditar qué puede ser realmente lo que le puede estar ocurriendo a nuestro bebé y atender su necesidad correctamente. Yo no creo que eso se pueda considerar desatender al bebé ni mucho menos. Aunque de eso ya cada madre y padre tiene que decidirlo por su cuenta, claro está.

    Todos los libros tienen alguna que otra semejanza. Todos están de acuerdo con rutinas y rituales de sueño y todos saben que un bebé necesita aprender a pasar de una fase a otra para que su sueño sea coherente.
    Quizás nosotros somos los encargados de intentar no entorpecer ese aprendizaje con atenciones innecesarias.

    Los bebés hacen muchos ruidos y sonidos e incluso a veces parece que protestan o lloran durante la noche, pero, quizás si nos detenemos unos segundos a escuchar esos sonidos algún día reconozcamos lo que realmente requiere de nuestra ayuda y presencia y lo que en realidad son particularidades normales del aprendizaje de nuestro bebé. Él quiere aprender desde el momento en que nace, otra cosa es que nosotros evitemos o alarguemos dicho aprendizaje apareciendo en la habitación cada vez que oímos una simple mueca.

    Muchas gracias por confiar en mi Amagic. Cuenta conmigo cuando nazca tu peque. Recuerda que prevenir es mucho más fácil que corregir. jeje.

    Muchos muchos besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu respuesta tan completa. Ayudas mucho a muchas mamas así que gracias también de parte de todas ellas. No he leído nada de Tracy Hogg, ¿algún libro interesante?
      Me ha gustado este libro de momento por explicar eso, lo de "La Pausa", el pararse un poquito a observar qué es lo que ocurre y luego ya dar al bebé lo que necesite o dejar que vuelva a dormir. No lo había oído antes. Y aunque por el día soy más así, por las noches salía corriendo para que el bebé no despertase a toda la casa. Creo que con la nena cambiaré algunas cosas, muchas gracias por ofrecerme tu ayuda, cuento con ella!!!

      Muchos besos para ti también!!!

      Eliminar
  12. Alaaa, te he escrito la biblia entera... Si lo sé hago una entrada directamente!! jajaja!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja, sí!!! Cuando leas el libro nos lo comentas.

      Besos.

      Eliminar
    2. Cuando lea el libro compartiré mi opinión, sin duda! Me encanta poder aportar, me siento realizada y útil. Esta es mi pasión y si con ella puedo ayudar a alguien ya de paso pues mejor que mejor! Jiji! Besillos.

      Eliminar
  13. Había leído algo sobre este libro...
    tengo una lista de libros que en un futuro necesitaré...jajaja! yo y mis listas, of course!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, tú tranquila! Hay muchos y saldrán más. No tienes más que preguntar a un par de mamas recientes cuando los necesites leer y te enteras del último fichaje.

      Besos.

      Eliminar
  14. Te nos vas a afrancesar del todo... Jajaja. Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja!! Por eso lo cogí, y me está viniendo bien para algunas cosas, jajaja!!!

      Besos.

      Eliminar
  15. Tuve el libro en mis manos hace unas semanas. Me llamó la atención el título pero la reseña de la contraportada me echó un poco para atrás. Creo que voy a volver a por él. Muy buena entrada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hombre, tiene sus cosas buenas y sus cosas que no me gustan. Pero yo no me lo compraría, de hecho lo estoy leyendo porque lo cogí en la biblioteca. Es más Estivil que Carlos González, ya te aviso. Pero bueno, tiene algunas cosas curiosas.

      Ya os seguiré contando.

      Besos.

      Eliminar

Un blog se alimenta de tus comentarios, pero por favor, se respetuoso.

Posts relacionados