lunes, 11 de marzo de 2013

"Cómo ser una mamá cruasán" Segunda parte

Ya os contaba hace unos días que cogí el libro de Pamela Druckerman, Cómo ser una mamá cruasán, de la biblioteca. Me llamó la atención la parte del sueño de los bebés y eso que llaman "La Pausa", podéis leer lo que os contaba aquí.
Fuente
Sigo avanzando en el libro y aparecen un montón de cosas comentables, pero la que leí  la otra noche... ya es la monda. La frase que más he escuchado decir a mi madre para educarme, estaba allí escrita, ¡¡en este libro!! Que hacemos más veces lo que no nos gusta o no queremos, que lo que nos gusta o queremos hacer. Por eso es importante amar lo que hacemos, incluido lo que "no nos gusta".
Aluciné en colores, me partí de la risa y me fui a dormir. Al día siguiente, seguí con el libro con más ganas, jajaja.

Para mi madre esa frase lo resume todo en cuanto a educación: hay que aprender a hacer cosas que no te gustan o que no quieres hacer, porque la mayoría del tiempo vas a hacer eso: algo que no te gusta o algo que no quieres hacer... ya sea comer judías verdes, trabajar, aguantar a algún pesado...
Parece ser que enseñar a los niños a frustrarse es muy importante, para que salgan personas "civilizadas" y pacientes. Será que yo lo llevaba mal de pequeña (y efectivamente tenía muy poca paciencia), pero me cuesta mucho enseñar esto. Intento hacerlo, ya que el efecto contrario puede ser "el niño emperador".

¿Cómo se enseña esto?
Parece sencillo para los franceses. Ellos tienen lo que que llaman el cadre (/cadr/), el marco de referencia del que no se puede salir. Hay unas pocas normas, pero estas son muy rígidas y no se pueden saltar bajo ningún concepto. Esos límites tienen que estar bien definidos, y no saltarselos nunca, en ninguna circunstancia (ni porque es domingo, ni porque está con los abuelos...). De esa forma el niño tiene una referencia clara desde el principio y le es más sencillo "portarse bien". Una vez están bien establecidos y el niño los tiene claros, se puede ser más flexible en algunas ocasiones, porque el niño empezará a reconocer que le estás permitiendo salirse un poco del marco, pero sabrá "a dónde tiene que volver". Se le explica que "no tiene derecho" a hacer lo que esté fuera del cadre. Como por ejemplo, no tienes derecho a pegar a tu primo.
Aunque los franceses también permiten que los niños hagan una betise (/betís/), que son como pequeñas travesuras. Normalmente, son tonterías que hacen los niños, pero los padres no les dan importancia y sin hacerles caso, a los niños solos se les pasa y dejan de hacerlo.

Otra cosa que utilizan son les gros yeux (/le gros ye/), los ojos grandes, que es una especie de mirada que lo dice todo. Esa mirada que tienen todas las madres y que yo llamaría más bien mirada fulminante, que sabes que cuando te cae, estás perdido, jajaja!!! En casos de extrema necesidad, la utilizan para hacer saber al niño que se ha pasado de la raya, y ya en muy rara ocasión, utilizan los gritos. Si gritas a un niño en Francia, se supone que es porque corre un grave peligro. Utilizado en otra ocasión, más bien pensarán que la madre está loca, jajaja!!!! Así se enseña a distinguir al niño lo que es realmente importante, ya que si todo lo dices gritando, le transmitimos que todo es igual de importante y no es así.

Pedir permiso:
Una de las cosas que más me ha gustado ha sido cuando dice que a los niños es mejor decirles que sí a decirles muchas veces que no. Por ello, lo que hacen es enseñarles a pedir permiso para hacer algo que quieren. Vamos, que es más importante enseñarle a pedir permiso que prohibir.
Parecerá una tontería, pero me parece genial. Si el niño quiere jugar con el móvil, en un momento en que yo no lo estoy usando, sé que no lo va a romper (porque es un niño cuidadoso) y le puedo vigilar, se lo dejo, siempre que me haya pedido permiso (que ahora mismo consiste básicamente en decirme: "mamá, esto", aunque yo intento que diga todas las palabras: "mamá, ¿me dejas esto?"). Puede que jugar con tu móvil esté en el cadre, pero piensa muchas cosas a las que decimos que no a los niños, cuando en realidad, les podríamos decir que sí, porque no suponen peligros y pueden estimularles de alguna manera. Por ejemplo, jugar con las cazuelas y las tapas, o los cazos, cucharones, etc. Si eres una maniática del orden, desde luego esto no es para ti, pero un niño, lleva el desorden en sus venas, sólo hay que enseñarles a recoger.

Por ejemplo, en casa hemos guardado los juguetes en cajas de plástico. Si tira una, no puede tirar otra hasta  que no recoja la primera. Por mí, como si pasa toda la tarde jugando con lo mismo. Los cuentos, están todos colocados en orden. Si trae uno para leerlo y luego quiere leer otro, tiene que guardar el primero para que le leamos el siguiente. Y aunque tenemos nuestros ratos de desorden, esas serían algunas normas que vamos intentando conseguir.

Algunas cosas que he aplicado:
Acostar al niño a una hora y dejarlo en su cama, se duerma o no, pero que no salga de su habitación llegada una hora. El niño aprende que ya es "la hora de los papás" y que se debe ir a su cuarto. Ya os conté hace tiempo nuestras formas de dormir a Reckless hace tiempo. Ahora le dejabamos en su cama con el bibe de leche oyendo un podcast de un cuento cuando veíamos que tenía sueño. Ahora, le preparo el bibe y le llevo a su cama todos los días a la misma hora. Quizá sea solamente aplicar una rutina (que no lo hemos hecho nunca, la verdad), pero está funcionando perfectamente. A las 9 cenamos, después le dejamos jugar o leemos cuentos. Cuando queda poco para las 10, le aviso que es hora de irse a la cama, voy a preparar el bibe y cuando vuelvo, se lo lleva a su cama y se queda allí sin más. A veces está jugando un rato con algo, otras veces le pillo con el iPad (dónde le ponemos el podcast), pero normalmente, simplemente se duerme, lo que es una maravilla.

Explicarle las cosas doucement (/dusemán/), dulcemente, con tacto y cuidado. Implica que los niños son capaces de controlar su conducta y ser conscientes de ella. Parece una tontería, pero ahora que ya va a hacer dos años, creo que es capaz de comprender muchas cosas si le explicas la razón. Por ejemplo, quería sacar su peluche de dormir a la calle y simplemente, le explicas que el perrito se debe quedar en casa porque en la calle se puede manchar. Explicado esto, agachada, vamos a su altura para poder mirarle a los ojos, evita una "rabieta" al salir de casa. O si de repente se escapa del parque, ir a buscarle y cuando te mira a los ojos, explicarle que mamá se asusta si él se va corriendo porque le puede pillar un coche o perderse... y preguntarle si lo ha comprendido de alguna forma: ¿verdad que no quieres que mamá se asuste o se ponga triste? Si hemos enseñado a los niños a distinguir las emociones (enfadado, triste, contento, asustado) le podemos explicar cuando nos hace sentir así con alguna de sus acciones. Y esto mi hijo lo comprende a la perfección. Así que ahora le explico que no me gusta que haga alguna cosa porque me enfada o me asusta o me entristece.

Habla de muchas cosas más: cosas curiosas que pasan cuando los niños se hacen bilingües, cuidar la relación de pareja cuando se tienen niños, la alimentación variada de los niños...

Me ha parecido una lectura interesante, a medio camino entre Estivil y Carlos González, jajaja. Tiene sus cosas, que se pueden aprovechar. La verdad es que no me lo hubiese comprado, lo cogí en la biblioteca, pero quizá ahora sí recomendaría su lectura a otras madres. La parte del sueño y, en general, la segunda mitad del libro me parecieron las más provechosas.

Y ahora os invito a ver una lámina de Caputxeta Creativa que me ha encantado titulada Manifiesto de un niño. 
Simplemente me pareció maravillosa, ¿verdad?

32 comentarios:

  1. Que interesante todo. Voy a ver si me pillo el libro. Gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, tiene sus cosas, a mí en general, me ha acabado gustando.

      Besos.

      Eliminar
  2. Realmente parece muy interesante el libro! Me ha gustado mucho todo lo que nos has contado hoy, gracias por compartir!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, si os hablase de Bésame mucho de Carlos González, quedaríais aún más encantadas. Si tengo tiempo un día, os lo comento, es precioso.

      Besos.

      Eliminar
  3. Que libro mas interesante!.no se si alguna vez tendré oportunidad de leerlo, pero por si acaso queda apuntado.

    Muchos besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Espero que muy pronto tengas que irte a comprarlo, de verdad.

      Besos.

      Eliminar
  4. Yo no te voy a comentar este post ni el anterior, porque estoy en plena lectura, y además, es una reseña que tengo que escribir para madresfera, y no quiero coger ideas :p
    Cuando lo termine, me pasaré, te leeré y te comentaré :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy bien. Estoy deseando leer otras opiniones sobre el mismo, así compartimos.

      Besos.

      Eliminar
  5. Creo que este libro tiene muchas cosas provechosas la verdad. Quizás no estamos deacuerdo con todas pero de todo libro se puede sacar un buen jugo. Estoy segura. Jeje.
    Oye, es genial que la cosa haya mejorado tanto con tu peque a la hora de dormir. Quizás te hago pasar otro día por mi blog para que nos expliques los avances teniendo en cuenta tu aparición con la entrevista. Jeje.
    Acabo de publicar una entrada donde te cito a ti y la primera parte de este post tuyo.
    Un besazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso es, hay de todo un poco, pero siempre se puede sacar algo útil.
      Sí, la hora de dormir la estamos dominando ya del todo!!! Aunque sigue despertándose 1 ó 2 veces para pedir biberón por la noche...
      Ah!! Pues voy a verlo!!

      Besos.

      Eliminar
  6. yo no creo en los libros conductivos. Aunque mi conducta personal me ha ido de P...M.... Pero aunque yo empiece a escribir como he educado a mi hijo desde el primer dia de vida, no creo que sea el modo a seguir para todas las madres. Tampoco sé si estoy formandolo bien....el tiempo me dará la razón. Lo que intento es formar a un hombre y no a un niñato...ya veremos...nadie lo sabe. jijiji

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esas dudas son las que tenemos todas las madres... si pudiésemos mirar por un agujerito el futuro de nuestro hijo haciendo una cosa y otra, seguro que todas mirábamos, jajaja!!!
      Yo intento hacer las cosas que me parecen que funcionan mejor con el peque, que tiene su genio, y aunque no me gusta "domesticarle", quiero que sea lo suficientemente civilizado como para poder sacarle por la calle, jajaja!!!

      Besos.

      Eliminar
  7. Jejeje a mí ayer me dio risa porque mi primo dijo que su nene de 13 meses cuando cena mucho tiene pesadillas. ¿Qué soñarán tan peques?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí!! Reckless también sueña por las noches, aunque no recuerdo que fuese desde tan pequeño...
      A veces de repente rompen a llorar en mitad de la noche (eso es una pesadilla) o hablan dormidos y dicen cosas (yo le oigo decir cosas, normalmente, algo relacionado con lo que ha hecho ese día).

      Besos.

      Eliminar
  8. A mi me encanto Besame mucho y este me lo apunto! Y me encanta el manifiesto!! reivindicando desde pequeños!jejeje
    Besitos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bésame mucho es genial, a ver si escribo sobre él, tendré que volver a leerlo. Sí, el manifiesto es un buen resumen para recordar.

      Besos.

      Eliminar
  9. Pue me parece super interesante el libro, a ver si lo encuentro, además me vendría bien esos consejos también hace poco que estoy intentando que mi niño se quede solo a la hora de dormir y aún no lo conseguimos, muchas gracias por el resumen! y la lámina está estupenda. Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo lo encontré en la biblioteca y me picó la curiosidad, ha merecido la pena.
      Buena suerte con el peque, ya os escribí en el post de Maneras de dormir a Reckles algunos "métodos" que usamos, por si te sirve de inspiración:
      http://amagicmother.blogspot.com.es/2013/01/metodos-para-dormir-reckless.html
      Y en el blog de Adormir, también puedes encontrar más inspiración:
      http://duermefelizsinllorar.blogspot.com.es/

      Buena suerte, besos.

      Eliminar
  10. Con casi cualquier libro podemos sacar un provecho!! Yo creo que este tiene buena pinta por lo que cuentas. Tengo ganas de leerlo. Un besazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, tienes razón. Espero que te guste.

      Besos.

      Eliminar
  11. Respuestas
    1. ¡Genial! ¿Verdad? Es que esta Caputxeta Creativa es una artista.

      Besos.

      Eliminar
  12. PUes tiene muy buena pinta y la lámina es genial!!
    Un besote!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si lo lees, espero tu comentario. Sí, genial.

      Besos.

      Eliminar
  13. Me parece un libro muy recomendable. Incluso para los que no tenemos hijos, le echaré un ojo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, así, igual te animas y todo, jajaja!!!

      Besos.

      Eliminar
  14. Vas a tegminag hablando con acento fgancés... Jajaja. Un besote, guapa!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Con acento no, espero acabar hablando en francés, jajaja!!!

      Que me va a hacer falta!!!

      Besos.

      Eliminar
  15. Acabo de terminar de leer este libro!. La autora esta asombrada de como crian a los hijos en Francia y yo tambien lo estaria si fuera ella.
    Vivo en Estados Unidos hace 10 anios y la verdad es que los padres no pasan mucho tiempo educandolos aca. Siempre se asombran y me preguntan como hago para que mi hija SIEMPRE diga hola, gracias y adios.
    Los chicos americanos no saludan nunca.
    Mis padres me criaron asi y para mi esas 3 palabras mas gracias son fundamentales!
    La mirada fulminante? por supuesto! si lo habre vivido en carne propia con mi madre jajaaj

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Así que coincides con lo que dice la autora? Jajaja!!! Me parto.
      A mí también me parece importante que el niño salude y diga gracias y esas cosas, no me gustan los niños que no se les puede ni saludar o pasan como si no estuvieran con otras personas...
      Me alegro de que te haya gustado.

      Besos.

      Eliminar
  16. Me encantan las infografías..la peña tiene una imaginación que no veas...

    Tomo nota de todo esto ;)

    Moagssf

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy bien, así me gusta, bien aplicadita. La infografía... esta niña de Caputxeta Creativa hace verdaderas maravillas.

      Besos.

      Eliminar

Un blog se alimenta de tus comentarios, pero por favor, se respetuoso.

Posts relacionados