jueves, 10 de octubre de 2013

Mi hija es una bendición de Dios

Si os cuento una cosa, os vais a quedar alucinadas. Tiene que ver con una cosa que dice una amiga nuestra de Moldavia. Resulta que allí dicen que si no quieres a tu marido, tus hijos se parecen a él. Es como si Dios te manda la imagen de alguien a quién no quieres en la cara de tus hijos, a los que amarás por encima de todas las cosas.
Yo debo de querer muchísimo a Babymaker, porque mis dos hijos son fotocopias mías o de mi familia. Vamos, que le adoro!!!! (En cambio, mi hermana odia a mi cuñado casi tanto como yo, jajajaja, porque mi sobrino es igual que él).

En mi familia, en la de mi madre, ha ocurrido una tragedia por desgracia más común de lo que nos pensamos. Resulta que mi madre tiene una hermana mayor, que desde siempre hizo migas con su madre, mi abuela. Y desde siempre, ha habido una rivalidad no demasiado sana entre ellas, nunca por parte de mi madre, que la verdad es que es una persona muy amorosa y cariñosa (y no lo digo porque sea mi madre, es cierto totalmente).
Sin entrar en la cantidad de detalles que puedo contar y no acabaría nunca, desde que tengo 14 años, la relación se deterioró de forma importante. Sólo nos juntábamos en raras ocasiones, para celebrar los cumpleaños de mis abuelos y en bodas o funerales de la familia de mis abuelos. Ni siquiera en Navidades.

La cosa es que la semana en que me examinaba de selectividad, tres días antes de cumplir los 18 años, mi abuelo falleció. Llevaba desde enero bastante malito, sin saber qué tenía. Se empezó a poner amarillo, le ingresaron, debía tener un tumor en el hígado, ya inoperable. Duró una semana en el hospital. Lloré durante meses y meses, era la primera persona de mi familia en fallecer, y encima mi abuelo, con lo que yo le quería.

Mi abuela, ya estaba bastante torpe hacía tiempo, pero fue quedarse viuda y caer en picado. Así que no podía vivir sola. Como eran dos hijas, se repartieron 6 meses en cada casa. En verano con mi tía (que aprovechaba a cuidarla en casa de mi abuela, en una ciudad de veraneo) y en invierno con mi madre, que aprovechaba a llevarle todas las cosas de los médicos. Un reparto muy equitativo, sí señor. Cuando mi madre llamaba a mi tía para preguntarle si la traían ellos o la iba a buscar ella, mi tía siempre decía que daba igual, que se quería quedar con ellos. A lo que mi madre siempre respondía que también era su madre y su responsabilidad. Así que al final, acababa yendo mi madre a casa de mi tía a buscarla, hacerle la maleta, y llevar a mi abuela a regañadientes, que ella también se quería quedar. Cuando tocaba cambiar de casa otra vez, era mi madre la que la llevaba, otra vez. Ellos nunca la llevaban ni la traían.

Así que durante 7 años, mi madre cuidó a mi abuela la mitad del tiempo, y me consta que mucho mejor de lo que hacía mi tía, que muchos días, mi abuela se pasaba el día en casa metida, en pijama y sin ponerse ni la dentadura (que las vecinas la veían con esas pintas asomada a la ventana).
Y un día, nos llama mi tía, que a mi abuela le ha dado un derrame cerebral y está en el hospital. Ya la vimos inconsciente, no despertó. Murió a los tres días.

Y empezó la pesadilla... al pedir las últimas voluntades (un trámite legal que hay que hacer cuando se muere un familiar) aparece que hay un testamento con fecha posterior al que tenían mis abuelos juntos, que era el único que conocía mi madre. Además, es posterior a la fecha de la muerte de mi abuelo.

Resulta que mi tía llevó a mi abuela al notario, y le dejó mejorada en la herencia en bastante. Suponemos que el trato fue que ella la cuidaba y la dejaba más cosas, por eso que nunca nos llamase para llevar a mi abuela ni mi abuela quisiera venir con mi madre.

Pero, las muy jetas, ni palabra en 7 años. Menuda puñalada fue para mi madre, por parte de su madre, ni más ni menos, y de su hermana.

Podríamos extendernos más en la historia, pero ya sabéis de qué van estas cosas: de familias divididas.

La cosa, es que iba a hablar de mi hija. Cuando nació nadie sabíamos a quién se parecía. Pero ya nos pasó con Reckless, que a los tres meses le cambió la cara para convertirse en mi fotocopia. Pues hasta los tres meses mi hija no se parecía a nadie de la familia, pero desde entonces, se parece y mucho mucho mucho a mi abuela.

¿Y cómo te tomas que tu hija se parezca a una persona que no tienes mucho cariño por el daño que ha hecho a tu familia?

Pues si le das una vuelta, es una bendición de Dios. Siempre he pensado que en algún momento mi abuela se arrepintió de haber hecho lo que hizo, pero ya no se atrevía a decirle nada a mi madre por si la dejaba de cuidar, y a mi tía la tenía un miedo terrible.

Así que ha vuelto, y precisamente en la cara de mi hija. Creo que quiere que la perdone y la ame por encima de todas las cosas. Y un amor así, sólo se lo puedes dar a un hijo.

O bien, Dios quiere enseñarme a perdonar hasta la más alta traición que ha habido en mi familia, supongo para que aprenda la lección y no deje que las cosas con mi hermana lleguen a este punto. Y por eso, me manda la cara de una persona a la que no quiero en una persona a la que siempre querré.

¿Os lo tomaríais como una desgracia o como una bendición? Para mí, es una bendición. Perdonaré a mi abuela y tendré un recordatorio constante de que debo llevarme bien con mi hermana. Creo que es una de las lecciones más importantes que aprenderé en la vida.

24 comentarios:

  1. Me ha encantado la historia que has contado y me ha hecho pensar... mi princesita es clavada a su padre (genial teniendo en cuenta que es de ovo), pero a medida que pasa el tiempo se parece más a mi suegra. Y no he de decir que mi suegra en estos casi tres años de vida de mis hijos me ha hecho mucho mucho daño (inconscienemente y por su dejadez posiblemente)... pero al leer tu entrada quiero pensar que el hecho de que mi hija se parezca a mi suegra es una forma de recordarme cada día que pese a todo lo mal que lo he pasado sigue siendo su abuela y eso nada ni nadie puede cambiarlo.
    Llevarme bien con mi hermana y tenerla como a mi mejor amiga es el mejor regalo que me ha dado la vida... es la única persona a la que le puedo soltar cualquier burrada y se que no pasa nada y la única persona que sabe que me pasa solo con escucharme al otro lado del teléfono.
    Y mi Repollete estoy segura que se parece a nuestra donante de óvulo y eso también es un regalo... lo es, porque me recuerda cada día que él me puede alegrar el día solo gracias a la generosidad de una chica que un día donó sus óvulos.
    Por eso cuando miro a mis hijos tengo claro que se parecen a quien deben parecerse y que afortunadamente el carácter es igualito a mi....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de que pienses así. La verdad es que los hijos nos enseñan muchísimas cosas, cosas que nunca imaginé que aprendería. Es un descubrimiento nuevo cada día, es maravilloso.
      Disfruta de tus hijos, sean como sean y felicidades por tu buena relación con tu hermana.

      Besos.

      Eliminar
  2. Yo me aventuro en decir que es una bendición, que no creo que tu abuela estuviera en las mejores facultades para cambiar el testamento, y que ninguna madre, conscientemente, no hace un reparto equitativo de sus bienes entre sus hijos. Así que... No quiero echar leña al fuego, pero creo que tu abuela era buena persona, y de la que habría que desconfiar en cualquier caso, y así parece demostrar es de tu tía. Pero lo digo desde un punto de vista objetivo, con los datos que aportas, no quiero meterme con nadie, eh!!

    Besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No, en su momento, mi tía la "engañó" con ese trato: yo te cuido y tú me mejoras. Pero guardó el secreto durante 7 años, ¡¡¡7 años!!!! En los que no se estaba cumpliendo el trato. Dudo mucho de su bondad, pero la debo perdonar. Es lo que ha venido a enseñarme mi hija.
      Desde luego que ninguna duda de que mi tía es una bruja, bruja total.

      Besos.

      Eliminar
  3. Hola guapa,
    Me ha gustado muchísimo tu historia, cada día escribes mejor! Yo sin duda me lo tomaría como una bendición, ya que está en tu mano decidir como quieres tomártelo y efectivamente, a pesar de los daños causados vivirás mejor habiendo perdonado a tu abuela por el daño que le hizo a tu madre.
    Un beso fuerte

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias!!! La verdad es que esta semana me estoy desquitando con las cosas que me pasan, jajaja. Y lo estoy disfrutando!!!
      Aprender a perdonar es una lección muy importante, creo que de lo que más cuesta en la vida.

      Besos.

      Eliminar
  4. Me gusta la vuelta que has dado a esto de los parecidos. Y desde luego que tu hija es una bendición, se parezca a quien se parezca, pero si esto te ayuda a estar en paz con tu abuela, muchísimo mejor.
    En mi caso, no habrá parecidos, así que no tendré que darle más vueltas, jejej.
    Pero sí te diré, que yo me parezco un montón a mi padre, y tanto mi madre como yo le queremos mucho!!
    Un besote

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja!!!! Me alegro de que queráis a tu padre, jajaja, y mucho!!!!
      Pero tus hijos se parecerán a unas personas que te habrán hecho el mejor regalo en la vida. Así que las amarás también.
      Y también serán una bendición.

      Muchos besos!!

      Eliminar
  5. Tienes la capacidad de buscar lo bueno en cualquier cosa, eso es un regalo.
    Y estoy con Trax, tu hija es una bendición, aunque se parezca al butanero, jejejeje! ;)
    Muas!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, al butanero no, que ni siquiera le conozco!!! Jajaja!!! (¿Sigue habiendo butaneros? Jajaja)
      Es que da mucha paz mental buscar lo bueno en cualquier cosa.

      Besos.

      Eliminar
  6. Amagic esta es la entrada que más me ha gustado sin duda de casi todas las que te he leído, por que tiene cosas en las que pensar y por que lo has escrito de una form atan delicada y amorosa que casi me hace llorar. Por otro lado, sigo sin entender por que las familias se pelean por las herencias por que lo que importa es que ha fallecido tu familia y no los bienes que te va a dejar por eso yo tampoco consideraría traición aunque es cierto que la jugada fue fea, sobre todo el callarselo.
    En mi familia ha pasado y pasa algo muy parecido. Mi abuela lleva años en mi casa pq mi madre se sintió con esa obligación como hija y por 'devolverle' toda la ayuda que mi abuela le dio cuando la necesitó, digamos como una obligación moral. Mi tío que es bastante déspota y prepotente (entre otras muchas cosas...) en seguida quiso desentenderse ofreciendole incluso dinero a mi madre por quedarse con mi abuela. Y luego el ir y venir de mis primos por casa llorandole a mi madre que se quedase con mi abuela por que claro, mi tía no era feliz... Vergonzoso, así como lo lees. Total que mi abuela hace muchísimos años que tiene el testamento más que cerrado, solo hay 3 herederos (mi madre, mi tio y mi prima q vive en otro país, por que su madre -mi otra tia- fallecio hace ya mas de 30 años). Mi madre no quería nada a cambio de cuidar a su madre pq para ella no era un factor económico, era sentimental. Le preparamos una habitación con todo el trastorno que ocasionó y mi abuela no es muy fácil de llevar siempre ha sido muy metomentodo y mandona y llevaba muchisimos años acostumbara a hacer y deshacer en su casa pq vivía sola. La conciviencia desde que vino nunca fue facil. Fue cuando empezó a ponerse mala y a tener achaques cuando mi madre, un poco hasta las narices de la devoción de mi abuela por su hijo (hijo que casi nunca viene a verla, que solo la llama cuando le parece y que apenas saca de casa ni para presentarle a sus bisnietos....) decidió hablar con su madre y mi abuela que tampoco es tonta ya lo tenía en mente: por cuidarla se quedaría con su casa únicamente ella. Esto se habló con los otros dos beneficiarios del testamento y acordaron que vale, les parecía un trato justo. Y eso fue todo, se hizo un poder y mi madre se ha quedado ya el piso con mi abuela en vida (sobre todo por que mi padre está en paro e igual hay que venderlo para poder comer....). Pero en este caso es una situación justa, tu madre tambien tenia derecho ya que se ocupó, mi tio ni siquiera la saca a comer en su cumpleaños......

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias, me alegro de que os haya gustado tanto la entrada de hoy, (me vais a poner colorada).
      Y en cuanto a lo de tu familia, independientemente de lo que haga tu tío, que es cosa suya si quiere ver o no a su madre, me parece perfecta la solución que han tomado con la herencia. Pero lo mejor de todo es que no se haya hecho a escondidas, si no avisando a todos, así luego nadie se siente traicionado, que es lo peor, que te traicione un muerto, porque no puedes pedirle explicaciones, jajaja!!

      Besos. (Y no llores guapa!! Cuídate!)

      Eliminar
  7. Me gusta el enfoque... La verdad es que las cosas de familia son muy delicadas, y muchas veces algunos se aprovechan de los momentos de debilidad de los más mayores. Creo q ue haces genial en tomarte a tu hija como una bendición!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estas cosas pasan demasiado a menudo, y es muy duro, porque se parten muchas familias.

      Desde luego que es una bendición, una bendición del cielo!!

      Besos.

      Eliminar
  8. Qué fuerte todo lo que cuentas. En fin, en todos lados se cuecen habas y creo que todos o casi todos podemos contar historias así, lamentablemente.

    Yo no sé cómo me lo tomaría (lo del parecido, digo) pero me parece muy saludable que tú le tomes de esa forma. Siempre es mejor reconciliarse con el pasado. Un besote!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, es más común de lo que nos gustaría, ¡qué mal!

      Saludable sí que es, si no... estaría enfadada todo el día, imagínate!

      Besos.

      Eliminar
  9. Me has terminado de convencer jamás tendré un tercer hijo, a ver si me sale con la cara de mi cuñada (mujer del hermano de mi marido), a ella le pasó, sus hijos son igualitos a mi marido jajaj como lo disfruto cuando lo pienso. Has sacado lo peor de mi con esta entrada jajajaj
    Los hijos son una bendición no importa a quien se parezcan los amaras hasta el infinito de ida y de vuelta como dice mi Cachete.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja!!! Me muero de risa con lo que dices, qué maldad, jajaja.

      Sí, son una bendición se parezcan a quién se parezcan, tienes razón.

      Besos.

      Eliminar
  10. Uffff ¡¡no me digas eso!! Ahora tendré la preocupación de tener que llevarme bien con todo el mundo para que mi peque no se parezca a nadie que... uffff!! ¡¡Cómo se te ocurre decirme éso!! :P

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja!!! Seguro que ya en las ecos empiezas a buscar a quién se parece, jajaja, pobrecilla!!! Lo siento!!!

      Besos.

      Eliminar
  11. ... mmmmm... pues mi peque cada día se parece un poquito más a mi hermano pequeño, al que adoraba y que se mató en un accidente de moto... lo ve toda la familia... Quizás sea otra posibilidad: nos recuerdan a las personas amadas, como una bendición... seguro que es así en tu caso...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, en mi caso... muy amada no era, pero ya digo que me sirve para perdonarla.

      Lamento mucho lo de tu hermano, debió ser muy duro para toda la familia.

      Besos.

      Eliminar
    2. Jiji... sí, me expresé mal; quería decir que una bendición para mi porque me recuerda a una persona amada y una bendición también para tí porque es una forma de perdonar...
      Una pérdida cercana es muy muy duro... gracias!! :D

      Eliminar
    3. Te entiendo. Muchos besos guapa!!!!

      Eliminar

Un blog se alimenta de tus comentarios, pero por favor, se respetuoso.

Posts relacionados