miércoles, 23 de octubre de 2013

Viendo a Rosa Jové

Bueno, ver la vimos, pero lo importante fue escucharla. No he leído ninguno de sus libros, pero creo que leeré Dormir sin lágrimas en los próximos días. Me avisó de la charla, gracias a La liga de la leche, una amiga que tiene una niña de 5 meses y medio. Ella andaba preocupada porque recientemente había aumentado el número de despertares y yo porque el otro día, entre un niño y otro, me levanté a las 4:30 de la mañana (uno le despertaba al otro y al final, opté por levantarme a desayunar... justo cuando los dos se quedaron dormidos, #.#).

Nuestros casos:
  • Reckless: 2 años y medio. Se suele dormir entre las 22:00 y las 23:00 en su cama, normalmente se duerme solo, después de tomar un bibe de leche (sí, otra es eso de tomar bibe tan mayor... pero lo dejamos para otro día). Se suele despertar entre las 3 y las 4 de la mañana. Le pongo a hacer pis, para que no mee la cama. Se suele volver a dormir solo en su cama o me pide otro bibe. Hay veces que con agua se conforma. Otras veces, tienes que quedarte con él hasta que se duerme otra vez: pide un cuento, una canción o golpecitos en la espalda (con lo que te mueres de sueño y ahí andas, haciendo el mono). Puede que ya no se despierte más hasta las 8 ó 9 de la mañana, o bien, se vuelve a despertar otra vez entre las 5:30 y las 6 (cosa que jeringa mucho a Babymaker, que se levanta a las 6:30). Hay días que se salta la siesta. Pero si insistes se duerme, con lo que cumple la pauta de sueño para su edad: dormir por la noche, 5'5 horas despierto, siesta (1-1'5 horas), 6'5 horas y dormirse.
  • La Nena: 4 meses, lactancia materna, duerme en un moisés junto a mi cama. No nos ha ido bien el colecho porque no le gusta mamar tumbada. Así que la saco de la cuna, la doy de comer sentada en la cama y la echo al moisés de nuevo. Se suele volver a dormir bastante bien... si no enciendes ninguna luz. Si coincide que se despierta Reckless o vamos al baño y hay alguna luz encendida... date por jeringado, porque se cree que es de día y se pone a charlar. Se duerme hacia las 21:00. Después de una "siestita" en la cuna, le doy la teta otra vez y duerme un rato en brazos hasta que coge sueño profundo. La echamos en la cuna en torno a las 23:00 h. y aguanta hasta las 3 por lo menos. Muchos días aguanta hasta las 5 sin despertarse. Después de comer se vuelve dormir, y no se despierta hasta las 8 o las 9. Por la mañana echa un par de siestitas, una más larga a medio día y otra siestita por la tarde. Creo que es una pauta bastante normal también.
¿Dónde está el problema entonces? El problema es que no nos convienen sus horarios. Sobre todo a Babymaker, que se levanta a las 6:30 de la mañana. Y además, por la noche, nos gustaría que se durmiesen antes.

Lo que he aprendido de la charla de Rosa Jové es que mis hijos tienen unas pautas de sueño más o menos normales para su edad (todo el mundo tiene un mal día, o se pone malito de vez en cuando). Lo puedes comprobar recogiendo unos registros de sueño. Aunque el mismo registro de sueño contado por dos personas diferentes puede ser un patrón de sueño normal o un problema de sueño. Así que cuidado al interpretarlo.
En nuestro caso, nuestros hijos duermen las horas que tienen que dormir, pero el momento de irse a dormir es muy tarde. Preferiríamos que se durmiesen antes, aunque eso significará adelantar también el resto de horarios. Pero es un cambio perfectamente posible de conseguir. Adelantaremos la hora de levantarse poco a poco, adelantando la siesta y a ver si así conseguimos que para las 21:00-21:30 los niños estén en la cama y nosotros dos podamos estar un rato solos.

Una cosa que aprendí en la charla de Rosa Jové me sorprendió muchísimo. Resulta que Reckless, cuando se despierta por la noche llorando (bien porque se asusta o porque quiere que vayas a dormir con él), hay veces que vomita. También cuando está malo, pero eso es más normal, por las flemas/mocos y demás.
Explica Rosa Jové en su charla que cuando el niño llora, el cerebro (o la amígdala o algo...) segrega cortisol (la hormona del estrés). Es una hormona muy tóxica para el cerebro, por lo que intenta contrarrestarlo segregando serotonina (un tipo de endorfina), que es de tipo opiáceo. Por lo que finalmente el cerebro, drogado, se duerme. Pero con esos típicos suspiros de haber llorado mucho.
Cuando esas dos hormonas están a tope en el cerebro, activan el lugar del vómito, por eso se produce este efecto cuando el niño sufre una situación de estrés. No es cierto eso de "vomita para llamar la atención", porque no es un acto voluntario. De hecho, Reckless, algún día que está enfermo nos dice que tiene miedo de vomitar (por lo que no es algo que él elige hacer). Para él es desagradable, no lo hace a posta. Y para ti es una p***** faena, porque tienes que ponerte a cambiar las sábanas, duchar al niño y poner la lavadora a las 3 o las 4 o las 5 de mañana...
Así que, evitaremos que Reckless llore cuando se despierte o se quiera dormir, porque no queremos que su cerebro, tan inmaduro a esta edad, sufra de esa manera una situación de tanto estrés que su cerebro colapse y vomite. No, no, no. Nunca más!!!

También explica que todos tenemos unos 8 - 10 despertares nocturnos. Sí los adultos también, son esos momentos en los que te das la vuelta en la cama. El problema es que esos microdespertares, los bebés aún no saben "gestionarlos", y en lugar de volver a dormirse... parece que se van a despertar. A veces simplemente hay que ponerles el chupete o taparles o moverles un poquitín y se vuelven a dormir tan felices. Aquí es dónde hay que aplicar ese sistema de "la pausa" que os contaba que había leído en el libro de Mamá Cruasán. Las mamas primerizas tendemos a sacar de la cuna al bebé en cuanto le oímos removerse, y con eso sólo conseguimos despertar al niño del todo y buscarnos un lío, porque luego hay que esperar a que le entre sueño otra vez para poder dormir. Así que... calma, esperamos un poco, probamos técnicas silenciosas (ponerle el chupete, taparle, acunarle...) y evitamos encender la luz. De esta forma irá aprendiendo a dormirse sólo cuando se produzcan esos microdespertares.

Seguro que después de leerme el libro de Dormir sin lágrimas tendré muchas más cosas que contaros. Así que... ya os añadiré más cosas otro día.

Dulces sueños a todos los bebés y a las mamas.

Si tenéis alguna consulta sobre el sueño de los bebés, sabéis que podéis contactar con nuestra amiga bloguera de Duerme feliz, sin llorar. Espero que os pueda ayudar.

19 comentarios:

  1. Amagic yo no sé que decirte. Lo que has contado ya lo conocía, pero yo si he conocido niños que vomitaban por que sabía que pasaría después, y lo hacían sin lloros ni estres de por medio, con la misma cara que puedas tener tu en un estado normal. Simplemente abría la boca como un buzón y dejaba escapar, sin mostrar absolutamente nada más, pero sabía que ante esa reacción su madre se la llevaría y cada vez acortaba más el momento de hacerlo hasta que al final la madre no pudo más y dejó de llevarla. nTambién lo vi en una niña con el desayuno que le dábamos en la escuela.
    En fin, hay casos y casos eso está claro pero no nos podemos ir a los extremos, hay de todo y simplemente debemos conocer bien a nuestros niños. Un besote!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me dejas alucinada. No creía que fuese posible, ¿tan fácil es vomitar así espontáneamente? ¿De verdad?
      En nuestro caso siempre es después de llorar, así que supongo que esté relacionado con ese proceso hormonal que explica Rosa en su libro.
      Y sí, se trata de conocer bien a nuestros niños y saber atender a sus necesidades a tiempo, para no pasar esos famosos puntos que explicaba nuestra amiga Mamá qué sabe! Punto de Inflexión y Punto de no retorno: http://mamaquesabe.com/2013/02/13/cuestion-de-puntos-el-de-inflexion-y-el-de-no-retorno-mamas-bebes-y-noches/

      Besos.

      Eliminar
    2. Sí, de verdad. No es que sea lo habitual, pero yo los he visto. Es más, he estado trabajando con un peque que ahora tiene ya casi 3 años que se ponía ''malito'' a menudo para no ir al cole por que no le gustaba nada donde estaba (y yo no era su profe, obviamente jajaja). Yo creo que era algo psicosomático realmente y de cada 5 días solo iba al cole 1 o 2 porque luego fiebre, tos, fiebre tos... y así.

      Eliminar
  2. Pues me ha parecido muy interesante, al menos, que saques algunas nociones para mejorar el sueño de tus peques. Que a mi me parece que duermen mucho eh? jeje, pero esto lo sabréis mejor vosotros.
    Besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, siempre se aprende algo de estas charlas. Y si no, al menos, te consuelas con otras madres ojerosas, jajaja!!!

      Bueno, mucho mucho... creo que para un padre sus hijos siempre duermen poco, jajaja!!!!
      Besos.

      Eliminar
  3. Yo me leí Dormir sin lágrima cuando Peque tenía unos mesecillos y gracias a ese libro entendí que lo que ocurría con mi niño era perfectamente normal. Él es de los que necesitan colechar. Y así seguimos :)
    Muas!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, si al final, analizando el patrón de sueño (si lo pones negro sobre blanco) te das cuenta de que no es tan malo como te lo imaginas. Muchos "problemas de sueño" de los niños, son problemas de percepción de los padres.

      Besos.

      Eliminar
  4. Pues ya nos contarás qué tal te va con la readaptación de horarios, que la verdad es que tal como están ahora parece que te dejan poquito tiempo para ti. Un besote!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dos días: 100 % satisfechos... a ver cuánto dura, jajaja!!!

      Besos.

      Eliminar
  5. A mí el libro me dejó un poco floja porque pensé que me aportaría más. Pero lo que dice me parece lógico, sensato y me ha ayudado a comprender cosas.

    ¡Ánimo con los horarios! Nosotros lo hemos conseguido con el monstruo de 20 meses. Se sigue despertando por la noche pero se va a dormir prontito.

    Un besote

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya os contaré. Igual el que se lo tenía que leer es Babymaker, pero bueno, le haré un resumen, jajaja!!

      Espero que nos vaya funcionando.

      Besos.

      Eliminar
  6. Muy interesante, ¡hay tanto que aprender!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, la verdad es que si tienes la posibilidad te recomiendo ir a charlas de pediatras como Carlos González y Rosa Jové.

      Besos.

      Eliminar
  7. Muchísimas gracias por el post. Yo acabo de publicar uno hoy sobre nuestros problemas para dormir, porque los nuestros son problemas. Peque se duerme muy tarde y tarda mucho en coger el sueño y por la noche tiene entre 5 y 6 despertares (la noche que menos, 3 mínimo). Y ahí no incluyo los que se solucionan poniendo el chupete, dando agua, o haciéndole caricias.
    Estamos agotados. He pedido el libro de Rosa Jové y hoy me llega a casa. Lo estudiaré bien el fin de semana, a ver si poniendo en práctica sus consejos mejoramos nuestro sueño.
    Besos y encantada de conocerte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De nada, un placer que te haya sido útil. Espero que encuentres algunas soluciones en el libro, no sé que edad tiene tu Peque... acabo de leer tu último post y me veo superreflejada (hace un tiempo). Sólo puedo decirte que yo tampoco pude dejarle llorar, aunque Babymaker era partidario. Yo era la que siempre encontraba las escusas y muchas veces... los niños duermen bien (bien para ser niños), pero sus horarios no son compatibles con nuestras vidas y de ahí los famosos "problemas" de sueño que no lo son, son problemas de conciliación.
      Espero que consigas convencerte con el Dormir sin llorar y dejes el Estivil para calzar alguna mesa, por el bien de tu bebé y de ti misma (yo creo que ninguna madre soporta oír llorar a su bebé y no sufrir).
      Buena suerte, y ya nos contarás si has conseguido alguna mejora.

      Mucho ánimo!! Besos!!

      Eliminar
  8. Un post genial.
    Como ya te dije como madre de una bebé que no me deja dormir tuve un antes y un después después de leer a Rosa Jové, mi problema (a parte de que dormía poco) era la incompatibilidad de horarios, así que cuando entendí como funcionaba el sueño infantil pude dejar de preocuparme por mi peque y entendí que todo era normal excepto las leyes de conciliación de la vida familiar y laboral y contra eso poco podíamos hacer... ;P

    Respecto a lo de "la pausa", me a costado muchisimo aprender a hacerla, aun me sigo poniedo de pie cada vez que se mueve pero por lo menos he logrado no tocarla a no ser que sea necesario y desde entonces nuestro sueño nocturno ha incrementado bastante. :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que los llamados "problemas de sueño" son más bien problemas de conciliación, como le decía a Irene MoRe (en el comentario anterior). Contra eso no podemos luchar, si el gobierno no pone de su parte. La racionalización de horarios y facilitar el trabajo desde casa, arreglaría a muchas madres... Pero no siempre se pueden aplicar esas medidas. Así que a veces, sólo nos queda el "sálvese quien pueda", jajaja!!!

      "La pausa" es infalible, a nosotros con la Nena (que lo apliqué desde el principio) me ha ido de perlas!!! Desde los 2 meses ha dormido casi 6, 7 u 8 horas... ¡¡¡no me lo podía ni creer!!!

      Besos y feliz finde!!!

      Eliminar
  9. Ese es otro de los libros que tengo pendientes para cuando nazca la bichilla, pero el resumen de los consejos de Rosa Jové que has hecho me van a venir geniales para mis primeros días como mamá primeriza.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si tienes la oportunidad, te recomiendo que lo leas antes de que nazca, porque luego... es más difícil encontrar el momento de leer.
      Me alegro de que te sean útiles. Aunque el mejor consejo que te puedo dar para los primeros días (y perdóname por dártelo sin pedirlo) es: tener muchísima paciencia, kilos y kilos de paciencia y mucho amor. Con eso, lograrás superarlo todo.
      Felicidades por la bichilla y a disfrutarla!!!
      Besos.

      Eliminar

Un blog se alimenta de tus comentarios, pero por favor, se respetuoso.

Posts relacionados