sábado, 30 de noviembre de 2013

Tomando decisiones difíciles que marcarán el rumbo de la familia

Hace tiempo os contaba que había solicitado una beca para comenzar con el doctorado. La beca empezaba en enero, que la peque ya tendría 6 meses, y me parecía un momento razonable para dejarla al cuidado de alguien y empezar a meter más horas en el doctorado. Todo se prometía muy feliz, pero los señores adjudicatarios de la beca decidieron que no cumplía los requisitos: falso, redacta mejor si quieres echar de tu convocatoria a gente como yo (que después de acabar la carrera ha trabajado antes de ponerse con el doctorado). Así que recurrimos con un escrito, pero las becas comienzan el mes que viene y aún estamos aquí, sin respuesta a mi recurso, que mucho me temo, no será la deseada.

La cosa es que sin la ayuda económica que nos resultaría la beca, tenemos que hacernos muy bien los números para que los niños se queden al cuidado de alguien responsable (como la nounou, se lee nunú, es la chica que ahora cuida a los peques unos días a la semana para mis clases de francés y que Reckless se vaya familiarizando con el francés). Aún con las ayudas a las familias que dan aquí para el cuidado, me parece una ruina económica para la familia tenerme que costear de este modo el cuidado de los niños para irme a la uni unas horas, sobre todo si la mayoría del trabajo podría hacerlo desde casa. El problema es en la parte experimental, que requiere meterse al laboratorio, hacer unas mezclas, y luego realizar algunos ensayos sobre las muestras. Ensayos con maquinaria "pesada", digamos. La cosa está en que he intentado matricularme de "tutoría de tesis" pero una de las profesoras del departamento, la responsable, no mi directora de tesis, cree que hay que tener algo avanzado del proyecto antes de matricularme.

Para que nos entendamos todos: la profe quiere que además de currar gratis, que es lo que yo propongo (yo costeo las guarderías de mis hijos, los desplazamientos a la uni, la matrícula), ella quiere que me meta al laboratorio, haga las mezclas y los ensayos y cuando ya haya algo casi publicable, además de poner su nombre en el artículo (por haberme dejado unos materiales, los otros los pone una empresa, gratis), entonces ya si acaso me deja matricularme.

Es una forma habitual de trabajo en el doctorado: que te pongan todas las trabas posibles, que tengas que nombrar en tus artículos a varias personas que no han hecho nada en ellos... pero: ¿que no te dejen hacer la matrícula? ¿Eso en qué cabeza cabe? Para empezar, se nos ocurre: ¿qué pasa si tengo un accidente en el laboratorio? ¿Cómo van a justificar que esté dentro del laboratorio y usando las máquinas si no debería ni entrar por la puerta de la universidad mientras sea una persona ajena? Al realizar la matrícula, se contrata un seguro obligatorio, por si me pasa algo allí, que es lo más normal del mundo.

En fin, desmoraliza mucho este sistema. Además de costearme personalmente la investigación para mi tesis, ¿no me dais ni el reconocimiento de estar matriculada? Me parece muy fuerte.

La cosa ha quedado en que: estoy buscando como loca la forma más razonable para el cuidado de los niños sin arruinar a la familia, y nos volveremos a reunir las tres (directora, profe responsable y yo) para tratar el tema. Pero creo que bajo ningún concepto toleraré entrar en un laboratorio sin matricularme.

Por otro lado, ¿y si me quedase con mis niños, en casa? ¿Y si trabajo cómo pueda en casa? Nos ahorramos un montón de pasta y lo que es más importante: a mis hijos les cuido yo. Puedo seguir buscando algún tipo de financiación para mi doctorado mientras tanto, además de ahorrarnos un montón de dinero, que podríamos invertir el año que viene, desde septiembre en más cuidado de los niños para que, entonces sí, me vaya a la universidad de una vez por todas (si es que me permiten matricularme de una vez por todas). En fin, que es una decisión difícil, que nos está costando hacer cuentas y más cuentas, pero lo más importante de todo: mi estómago ya ha tomado la decisión, pero cuesta expresarlo. Babymaker hace todos los esfuerzos posibles por buscarme soluciones para emprender mi doctorado con fuerza, y yo se lo agradezco enormemente, pero algo en mi interior no quiere hacerlo con esa determinación aún, que mis niños estarán mejor conmigo un poco de tiempo más. Hasta septiembre.

El miedo es: ¿seguiré pensando lo mismo en septiembre? Es decir, ¿querré seguir en casa con mis niños o tendré ganas de emprender con fuerza el nuevo proyecto? Porque algún día tenemos que retomar mi carrera profesional y dejar a los niños en el cole y en la guarde o con la nounou. Y la decisión tiene que salir de dentro, para que uno se sienta cómodo con ella.

No sé qué pasará en septiembre, desearía que sí, que mi momento llegue y mi interior me acompañe. Pero ahora mismo no, no me siento a gusto dejando a los niños ahora. Veremos cómo salen las cosas, dentro de poco, porque enero... ya está a la vuelta de la esquina.

27 comentarios:

  1. Veo lógico que dadas las circunstancias, esperes a septiembre. Para hacer el doctorado siempre hay tiempo, para cuidar a tus hijos en sus edades actuales, solo ahora.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En eso, tienes razón. Muchas gracias por recordarmelo.

      Un beso.

      Eliminar
  2. Pues sí que es una situación un poco liosa, pero opino como Matt. Esperar a septiembre me parece una buena opción. Un besote!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A todas os parece mejor idea. La verdad es que me cuesta horrores pensar en dejarles ahora.

      Besos.

      Eliminar
  3. Ayyyy, me conozco bien las trabas del doctorado. Pero lo de no dejar matricularte ¡es la primera vez que lo oigo! No quiero dar consejos, porque no es lo mío, pero creo que no debes pasar por ahí, por lo que pueda pasar, como bien dices.

    ¡Mucho ánimo! Creo que yo empezaré dentro de poco a trabajar en algún tenga en vistas a la tesis, pero gracias a Dios puedo compatibilizarlo con mi trabajo.

    ¡¡Toda la suerte del mundo!! Decidirás bien, ya lo verás ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es alucinante, no me lo podía creer. Nos reunimos de nuevo en un par de semanas, pero por ahí no paso, como dices tú.

      Muchas gracias, besos.

      Eliminar
  4. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  5. Yo creo que tu lo tienes muy claro... Y lo de no dejar que te matricules me parece la bomba, a ver que pasa en la reunión....

    Si no lo sientes, por mucho que quieras empezar con fuerza, es posible que no lo disfrutes, no crees? Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, ya os contaré, pero la balanza se está decantando ya...

      Muchas gracias. Besos.

      Eliminar
  6. pppfff, yo haría como tú y ya veremos en el futuro qué pasa...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, es más prudente, que aceptar algo con lo que no estás de acuerdo.

      Eliminar
  7. Pues creo que ya lo has decidido. El doctorado puede esperar, pero tus peques no volverán a ser peques.
    Muaks

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que mi interior toma la decisión antes de darle yo permiso siquiera...

      Besos.

      Eliminar
  8. A mí me pasa igual con Psicología, al final decidí hacerla por Internet, por la Uned y la parte experimental se me está quedando en nada. Qué rabia da no tener dinero.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Espero que consigas tu reto!! Ánimo con ello.

      Besos.

      Eliminar
  9. Bueno amiga, te entiendo mucho... algo así sentí cuando fui mamá por primera vez... y sabes qué? A veces los trenes no pasan solo una vez y hay que subirse medio en volandas... a veces pasan dos y tres veces; es cuestión de subirte cuando estés preparada!
    Ánimo! Eres mujer de recursos. Sabrás tomar una buena decisión!♥

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, no puedo montarme en marcha ahora mismo, no lo veo claro. Tendré que esperar al tren bueno, cuando llegue.
      Muchas gracias, besos. Cuídate mucho.

      Eliminar
  10. Esperar me parece una buena opción, más cuando sientes que las cosas no son como deberían... Bsssss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay veces que el interior te da la respuesta aunque tú no quieras. Es así.

      Besos.

      Eliminar
  11. Ufff, una decisión difícil. Si no estás agusto dejando a los niños y te puedes permitir quedarte con ellos, hazol. Eso sí, no estés segura de que en septiembre sí que vas a tener ganas. Yo creo que, cuanto más tiempo pasa, más te acostumbras a estar con ellos y más los vas a echar de menos.
    Lo siento guapa, pero no puedo ayudarte, como tú dices, tiene que ser una decisión que salga de tí para sentirte agusto con ella. A mí me lo pusieron fácil, si quería pagar la hipoteca no me quedaba más remedio que trabajar. :-(
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro que no tendré ganas, pero en algún momento debo hacerlo. Creo que sería mejor para toda la familia.

      Muchas gracias. Besos.

      Eliminar
  12. Matt tiene toda la razón, si puedes hacerlo así, nadie mejor que tú para estar con tus hijos. Qué difícil lo ponen a veces...
    Un besote.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por escribirme estas palabras. A veces una necesita leerlas para saber que tu interior tiene razón.

      Besos.

      Eliminar
  13. Siento lo de la beca y lo de la profe... Yo vivi la experiencia de terminar mi tesis cuando ya era madre (solo de una, y teniendo la tesis casi ya completa, solo faltaba re-redactar algunas partes, formatos, re-analizar algunos datos...) y hacerlo desde casa y con la peque conmigo. Y para mi fue muy duro, porque al final durante el dia estaba con ella y ejercia de madre, y sacrificaba noches y fines de semana (que era cuando el padre se podia encargar de ella y yo liberarme un poco) para trabajar. Pero acabe reventada. Una decision dificil, pero medita bien pros y contras porque trabajar desde casa y con niños tiene su lado positivo pero a su vez no es fácil. Y la tesis, sobre todo al inicio, conviene cogerla con fuerzas y dedicación maxima posible (porque las fuerzas van flaqueando, al menos esa es mi experiencia despues de hacer dos :)) para darle un buen empujon y asi despues apalancarte en lo ya avanzado para ir “re-energetizandote.” Un beso y buen comienzo de semana!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que todo comienza metiendose en un laboratorio. Y sin matricularme... me suena muy raro. Sé que no avanzaré demasiado estando con ellos en casa, pero sólo en el tema de la tesis, en otras cosas, avanzaremos un montón.

      Muchas gracias por tus consejos. Besos, cuídate mucho!!

      Eliminar
  14. Jo que dificil a veces compaginar vida laboral y familiar, pero mas en casos de doctorados!! Tengo amigos en esa situación y es increible. A ver cómo acaba, ya nos contarás, mucha suerte!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es difícil, pero siempre hay alguna solución posible. Es necesario sentirse a gusto con la decisión, si no... te lleva por delante.

      Besos.

      Eliminar

Un blog se alimenta de tus comentarios, pero por favor, se respetuoso.

Posts relacionados