jueves, 10 de julio de 2014

En cuarentena

Lamento tener que escribir esta entrada. Lamento que las cosas tengan que ser así, pero de momento, es lo único que se me ocurre hacer. No es lo que quiero hacer, pero creo que es la mejor opción.

Este blog queda en cuarentena indefinidamente.

Y os explico por qué: hace poco, llegaron aquí ojos indiscretos, ojos que no deberían leer estas palabras, pero lo hacen. Porque este rincón de intimidad era mío, privado, pero... a la vez público, es lo que tiene internet. Este blog nació para desahogarme, para encontrar la comprensión y ayuda que necesitaba en un momento en que no encontraba nada de eso en mi entorno de la vida real. Ni con familiares ni con amigos. Por eso recurrí al blog. Aquí encontré personas maravillosas que me han ayudado a superar aquella crisis y personas que se han convertido en amigas, que seguirán ahí aunque ya no nos leamos por aquí. El objetivo del blog, que era encontrar comprensión estaba superado. Ahora entrábamos en otra fase apasionante: tengo mis amigas blogueras, desvirtualizamos, contamos hazañas, buscamos nuevas metas, compartimos otras experiencias... Y justo ahí, zas! Aparencen ojos indeseados a cotillear. Me da mucha pena que me estropeen mi rincón. Pero no comparto estas cosas contigo en persona, no las voy a compartir contigo aquí. Elegí no compartir mi dolor contigo, tampoco mis alegrías, así que... ¡hasta la vista!

Aquí quedan mis pensamientos, mis vivencias, mis dolores y penares y muchas de mis alegrías y buenas experiencias. No voy a privatizarlo, que era la otra opción, pero no voy a seguir actualizándolo. Lo siento mucho, lo siento por todas las que me habéis leído y seguido todo este tiempo. Seguiré por las redes sociales, al menos un tiempo. Hasta que decida si emprender una nueva etapa... y os iré informando discretamente, para ver si nos quitamos de encima el moscardón.

Siento una gran pena de haber llegado a este desenlace. Pero las cosas a veces no salen cómo nos gustaría. Es muy difícil mantener lo privado publicado como privado si está publicado, ¿me explico? Jajaja!!

Algún día iba a pasar esto, pero no pensaba que ocurriese tan pronto. Espero que volvamos a vernos por la blogosfera muy pronto, aunque vendremos disfrazadas de otra cosa, le pediré las gafas a Clark Kent, jejeje.

Os agradezco de todo corazón que hayáis tenido la gentileza de acompañarme todo este tiempo y haberos convertido en compañeras de viaje. Me habéis ayudado muchísimo a superar mi cosillas y a seguir adelante. Espero que hayáis disfrutado conmigo y que sepáis perdonarme este abandono, que espero sea sólo un cambio... de chaqueta ;P

Muchos besos y abrazos a todas. 
Sois maravillosas y os lo debo todo a vosotras, ¡¡mis lectoras!!

Hasta pronto ;D

Posts relacionados